Como convertirse en asesino – Parte 7

La música house es una mierda, al final me van a entrar ganas de matarme yo mismo, pero no lo haré, solo por no ahorrarle el trabajo a ese empresario hijo de puta y a su perro, el inspector Marco, seguro que está bien untado el muy cerdo.

Un hombre fornido, bajo, de unos cincuenta años e inapropiadamente desaliñado para ese tipo de local, se acercaba abriéndose paso entre gente treinta años mas joven que él hacia la mesa del reservado donde él se encontraba. Desentonaba como desentona un ciervo que se aparece de repente delante de los faros de un coche, con la misma cara de desesperación, de miedo, y tan fuera de lugar para él como para el conductor del coche.

– Tengo lo que me pediste – dijo sofocado – ¿Tienes tu lo que te pedí, o andas corto de pasta, como siempre?

El ensordecedor ambiente era muy conveniente para ese tipo de conversaciones. Ligarte a una chica cuyo novio estaba a escasos diez metros de ti, pasar un par de pollos o intercambiar una pistola con silenciador, un pen drive a reventar de información sobre el objetivo, un par de pasaportes falsos y un par de billetes de avión a diferentes destinos, es decir, el kit estándar de asesino, por un sobre con unos cinco mil euros, lo habitual en ese tipo de locales.

– Esta vez sí, y un poco más…  Por los intereses atrasados. –Imbécil, la próxima vez que me recuerdes que te debo dinero llamaré a tu mujer, le diré a qué te dedicas, que en realidad no te sacas una pasta como ingeniero de software, y que, además eres un incompetente que me jodió una operación de tres meses en Hong Kong porque llegaste tarde en la entrega mientras hacías que una de esas bellezas asiáticas te la chupara.

– Bien. Espérame aquí, voy al baño. Por supuesto, el maletín me lo llevo conmigo, que ya nos conocemos.

-Está bien, pero no tardes, tengo que marcharme pronto. Pichafloja, podrías haber ido a mear antes de venir a la mesa…

Pasaban los minutos. Los dos cubitos en el balón ya se habían desecho, aguando lo que quedaba de aquél fantástico whisky escocés. Por suerte, no quedaba más que un corto trago. Por suerte, él era de los que con saborear poco tenía suficiente.

La gente seguía bailando, agitando y restregando sus cuerpos sudorosos al ritmo de una música que a él se le antojaba anodina, vulgar, sencilla. Se preguntaba si alguna vez aquellos niños habían escuchado música de verdad, si les esperaría alguien en casa, si les seguiría gustando su pareja de baile cuando se encendieran las luces, si de este lugar surgirían amistades, el amor, o si acaso alguno acabaría vomitando hasta la primera papilla en algún hospital. En el fondo, era un romántico.

Habían pasado diez minutos. Normalmente nadie tarda tanto en ir al baño. Y los baños, a esas horas, no estaban tan llenos. El alcohol ya habría sacado todo el líquido del cuerpo de esos niños, y los que se drogaban con otras cosas ya haría rato que estaban en el punto álgido, no les iba a hacer falta otra ralla en un rato.

Se levantó. Las rodillas le flojeaban. Parece que ya no toleraba el alcohol como antes. Yendo de lado a lado, apartando a aquellos jóvenes, abriéndose paso como una locomotora, sin muchos miramientos, se dirigió a los baños.

Cuando estaba ante el marco de la puerta, una figura chocó con él, y salió disparada. No le dio mucho tiempo a verlo. Cuando se quiso girar para ver quien le había golpeado, ya había desaparecido. Tampoco le dio mucha importancia. Siguió adelante.

El negro suelo de linóleo estaba empapado. No podía saber exactamente de qué. Aquel baño olía como cualquier otro baño de discoteca a las tres de la mañana. Una mezcla de desinfectante, lejía, orín y ambientador barato.

Estaba desierto, no había ni un alma. Si hubiese habido alguien tampoco hubiese sido fácil verlo, la luz tenue apenas permitía que viera su propio reflejo en el gran espejo que cubría toda la pared derecha.

A la izquierda se encontraban los urinarios. El último tenía la puerta abierta, y lo que parecían unos zapatos sobresalían del marco.

Que mierda…

Se fue acercando.

Esos zapatos… solo un hortera pretencioso como Ortega podría llevar unos mocasines con borlas estilo tejano millonario… Pero, ¿por qué se ha tumbado en el suelo?

La borrachera no le dejaba pensar claramente. Siguió acercándose.

Vaya…

Ortega estaba tendido en el suelo, con la cabeza apoyada en la taza del lavabo, boca arriba. Con los ojos fuera de sus órbitas, la cara totalmente morada, los brazos y las manos rígidas en una posición de defensa. No era difícil descubrir la causa de la muerte, incluso para alguien fuera del negocio de la muerte: Lo habían estrangulado.

¿Dónde estará el jodido maletín?

En realidad, no le importaba mucho lo que le había ocurrido Ortega, estaba metido en el negocio, sabía a lo que se exponía y podría haber escogido cualquier otra profesión, como todo el mundo, pero la suya daba mucho dinero y muy rápido manchándose muy poco las manos.

Mierda… ¡el tío que acaba de salir!

Salió del baño tan rápido como sus piernas adormecidas y su vista borrosa se lo permitieron. Sabía que era difícil darle alcance, pero tenía el arma,la información, los pasaportes, los billetes… Sin ellos, la situación se volvía bastante más complicada, y ya había improvisado suficiente como para torcer aún más las cosas.

Salió a la pista, y miró a la barra.

Allí lo vio, mirándole fijamente, alzando su copa en forma de saludo.

¿Este hijo de perra aquí? ¿Cómo lo ha sabido? ¿Me habrá estado siguiendo? ¿O ya sabía antes de mi?

El miedo se apoderaba de él. No era una sensación a la que estuviese acostumbrado. El agradable y terrible miedo que le encogía el estómago, le recorría la espalda como una corriente eléctrica en forma de sudor frío, el miedo, que le hacía temblar las manos. Ya no estaba en control de la situación, y eso le ponía muy, muy nervioso.

Ahí estaba, el inspector Marco.

 

 

 

 


Fotos del viaje a Asturias

Unknown cape from La Providencia neighborhood


Dimelo en Barcelona

Pues que quieres que te diga? Si con hacerte saber que tengo algo que decirte y en el tono que lo he dicho cualquiera puede o sabe atar cabos y no será por que no me he quejado, eso si, en clave, y en una clave que procuraba que entendieras y pienso que entendiste cuando me decias “te pasa algo?”.

Ya no es solo una cuestión de cosas que se hacen en la cama y que en 8 meses no habremos hecho mas de 8 veces. No es cuestión de que prefieras ver la tele o vídeos de gatitos en lugar de darme cariño o permitirme dártelo sin que me llames pesado o me digas que no empiece, o mas fácil incluso, salir a la calle a pasear. Tampoco es cuestión de que me haya sentido como si fuera al remolque durante dos semanas y que por abstraerme y no sentirme solo en la compañía me haya dedicado a hacer 400 fotos diarias, hecho del que luego me he sentido culpable por un rato por no prestarte atención hasta que se me ha pasado al reparar es que tu llevabas haciendo do lo mismo desde que te fuiste una semana y media antes que yo, que ni un mensaje al día por teléfono si no lo hacia yo antes. La cuestión tampoco es que te hayas dedicado a hacerme sentir como un estorbo metiendome prisas o dejando que tu padre las metiera mientras te ibas con el y me dejabais solo cuando tardaba demasiado contemplando cosas que tu ya habías visto y yo no, o haciendo  fotos, para luego tenerme esperando sentado en un banco media hora mientras le dabas pan a los peces, como pasó en Cudillero. Tampoco es cuestión de que me soltaras la mano cuando te la cogía o de que me dijeras que no cuando te iba a dar un beso, o que me echaras de tu cama diciendo que tu padre nos iba a oir cuando el hombre dormía a pierna suelta a dos habitaciones, y excusas por el estilo como las que me pones en Barcelona.

La cuestión es que tu no te has dado cuenta, y cuando te lo he dicho parece que no te ha importado.


Vivo

Como llevo una semana y un día sin fumar vuelvo a escribir pero en fin se que dentro de menos de una semana estaré fumando otra vez por muchas razones, primero porque soy imbécil y en lugar de decir “mis cojones 33”, volveré a cojer el cigarro. Segundo porque se me acaban las vacaciones y vuelvo al trabajo y tercero, van a cambiar muchas pero que muchas cosas que me amargan y como voy a ser yo quien va a dispararle al animalito moribundo pues me va a generar muchísimo mas estrés.

Así que en definitiva a veces pienso que estaría mejor muerto , en sentido metafórico, porque así no me preocuparía morirme por el tabaco, ni me daría estrés la idea de volver al trabajo ni me dolería acabar con algunas cosas…


Hasta las narices de la justicia (O la forma en que se comete).

Al final uno acaba radicalizado y acaba hasta las pelotas de todo. Bárcenas de vacaciones en la cárcel mientras vete a saber quien le saca el dinero hacia paraísos fiscales. Que si toda la cúpula del PP manchada y metida hasta el fondo en todas las tramas (Gürtel, etc), que si los ERE en Andalucía montado todo entre el PSOE y vete a saber quien más, que es que yo no me informo muy bien por que ya, como que la historia es siempre la misma, ya me da igual si son los de la derecha o los de la izquierda, si total, la pocilga es la misma, ah, se me olvidaba, esos líderes sindicales, UGT, socialistas, CCOO, comunistas, pues será en sus casas porque bien que se dejan encular por la derecha, será que les pagarán bien el trabajo a parte de lo que cobren como liberados, y tan liberados, que les convertiría esos Rolex que llevan en esposas (A todo esto, otro gran Lider comunista usaba Rolex, Ernesto “Ché” Guevara, para que luego digan).

Bárcenas riéndose de los Españoles.

Bárcenas riéndose de los Españoles.

Luego, que horror, tenemos a José Bretón, 25 años de cárcel (40 en la sentencia, pero es que en España no puedes pasar legalmente más de 25 años en la cárcel) que al final serán 15 por buena conducta, un tipo que mata a sus dos hijos, menores, pequeños, y sobre todo inocentes, si hablamos que lo hizo para vengarse de la madre, y no sé que me parece mas terrible y repugnante, si que haya hecho eso, o que mienta y no reconozca lo que ha hecho, siempre frio, gesticulando que sí con la cabeza cuando alguien decía algo que le favorecía y mirando fijamente a quien decía algo que no le favorecía. Supongo que en la cárcel lo aislarán del resto, y no le pasará nada. O le harán revisiones psiquiátricas, dirán que está como una cabra y lo meterán en terapia un tiempo y saldrá a la calle, para que la madre y los familiares de esos niños se lo tengan que encontrar tarde o temprano. Yo soy la madre de esos niños, y ya estoy tardando en comprar a alguien dentro de la cárcel para que se lo haga pasar realmente mal, algo así creo que se escapa de las manos de la justicia tal y como está pensada en este país y en este tiempo.

José Bretón, en el juzgado.

José Bretón, en el juzgado, tan tranquilo.

Otro tema candente son las agresiones sexuales que están habiendo en las grandes concentraciones de gente, en las fiestas de San Fermín y en ¿Mallorca? creo que leí, fruto del alcohol y vete a saber qué mas. Sobre “lo que pasa” opinaré otro día, porque es un tema complicado que creo que merece la pena hablar de él en particular y no dentro de algo mas largo, porque se juntan muchas visiones diferentes, y casi cada caso es diferente, pero de ninguna manera es justificable que un hombre pueda forzar a una mujer (y viceversa) a hacer algo que no quiere.

Agresión sexual en Menorca.

Agresión sexual en Menorca.

Y para acabar con esta parte tan larga, el violador del Eixample (Ensanche para los que no hablen catalán, es una zona de Barcelona que comprende varios barrios, resultado de un plan urbanístico del siglo XIX, donde todas las calles forman una cuadrícula, algo que yo odio por que me cuesta orientarme), aquí en Barcelona. Un tipo con un largo historial de violaciones (comenzó a los 17, ahora tiene 46 años), que se ha sometido a la castración química, a terapia hormonal y varias terapias psicológicas para reducir su impulso sexual, pero que según él, aún no está curado, pero no lo pueden tener mas años dentro de la cárcel, ya ha cumplido su sentencia. Vamos, un peligro en potencia para las mujeres de esa zona y un duro golpe para sus victimas.

Violador del Eixample en sus años mozos.

Violador del Eixample en sus años mozos.

Ya lo he dicho antes, no creo en la justicia tal y como está planteada en este país y en este momento, y como pienso que el primer detonante para que alguien cometa un crimen, de cualquier tipo, es una falta de educación moral y ética. Está demostrado científicamente que si apelas a la ética o la moralidad de un sujeto justo antes de que un escenario concreto le de posibilidades a ese sujeto de cometer un acto falto de ética o amoral, le costará mas hacerlo. Pero  el tema educativo en España es un desastre, y quienes deben preocuparse por la moralidad y la ética de los futuros ciudadanos son sus padres y estos no están a día de hoy muy puestos por la labor, y el escenario que se desarrolla en nuestras vidas alrededor nuestro no parece propiciar un clima de armonía donde todos podamos ser justos, éticos y morales respecto al resto (y a veces pienso que eso es una utopía a día de hoy y que no llegaré a ver un mundo así).

Vale, estamos en el siglo XXI, y hay unos derechos humanos que respetar. ¿Pero quienes han violado los derechos humanos de otra persona merecen que respetemos los suyos? Puede ser contradictorio con lo que digo, pero no creo en la pena de muerte, no entiendo como eso puede aliviar el dolor de otras personas, o puede ser de algún tipo de provecho para la sociedad. Todo ser vivo que no sufra en primera instancia de un impedimento físico o mental severo, puede y debe ser provechoso para su sociedad, ya que ha sido traído al mundo, ha ocupado un espacio y unos recursos, por lo menos debería ser útil para el resto, y pienso que la muerte de cualquiera es poco provechoso, y mantener a alguien que no es provechoso encerrado en un sitio consumiendo los recursos que otros seres que sí son provechosos han producido, me parece muy injusto, sobre todo por que en muchos casos quienes no eran provechosos salen de las cárceles sin seguir siendo provechosos y han vuelto en muchos casos a ser un mal para el resto de seres, así que, ¿Qué deberíamos hacer con esta gente?


Ya hace mas de 5 meses que no escribo.

Y no tengo gran cosa que decir.

El mundo sigue igual que cuando me fui, o peor.

Yo sigo igual que cuando me fui, con un par de papeles enmarcados en las paredes que dicen que estoy capacitado para hacer algo para lo cual yo, en el fondo se que podría hacer mejor.

Y ahora me apetece escribir, pero no me sale nada.

Pero no todo es malo, lo malo se está pasando, por suerte.

Muchas ideas, no hago ninguna, pero ahí están.

Muchos proyectos, pero ninguno termina de arrancar.

¿Trabajo? De aquí a dos meses.

¿Dinero? Poco, pero más del habitual.

¿Salud? Lo único que mantengo.

¿Amor? Como siempre, nulo.


La caza al Sr. UBL

Pues sí, ayer disfruté de Zero Dark Thirty (parece un nick de jugón al Counter Strike), lo nuevo de Katherine Bigelow, que ya me gustó en su anterior “The Hurt Locker“, y “Dias extraños” con guión de James Cameron antes de “amariconarse” (que ningún gay se ofenda, por favor, no iba por ahí, va por volverse tierno y frágil como una mariquita macho).

Tengo que decir que la película, a pesar de tratar sobre la caza de correos de alto rango por parte de una señorita de la CIA llamada en el film “Maya”, algo que me suele aburrir en la mayoría de películas de espionage, no me pareció ni por un segundo aburrida. no es una película espectacular, no es un derroche de efectos especiales, explosiones, persecuciones a toda velocidad, etc. Quien espere algo así saldrá decepcionado del cine, ya que la única parte de acción de la película es la incursión militar al complejo donde está UBL, y aún así, no ha ninguna escena a cámara lenta, ni cambios de planos fugaces, ningun guiño a John Woo ni nada similar. Quien quiera ver tiroteos espectaculares, que vea Hard Boiled. La peli está tratada de una manera realista, sin más. (Algo que no me gustó es que pasaran de la filmación de 24 frames durante toda la película a la filmación a 48 frames en las escenas de la incursión para darle mas realísmo al asunto, se nota bastante).

Ya que la película está vista desde el lado de la “inteligencia”, recomiendo como complemento ideal, leer el libro “Un Día Dificil”, de Mark Owen (pseudónimo, claro, como casi todos los nombres que aparecen en el libro, excepto los de aquellos militares y personajes que ya son públicamente conocidos) , uno de los militares que participaron en la incursión, donde explica su experiencia previa en otras misiones, la preparación del asalto por parte de los militares, como una misión rutinaria cambia radicalmente al saber que el objetivo es alguien importante, sino el más importante. Si alguien ve la peli antes que el libro, Mark Owen es el que va sentado en la puerta del helicoptero, el que lleva unas tenazas a la espalda y al cual se le da cierto “protagonismo” en la película, ya que es casi el único militar que habla. También aparece “Maya”, aunque con el nombre de “Jen” en el libro, pero estoy casi seguro de que es el mismo personaje. Hay ciertas cosas que cambian respecto al libro, supongo que para dar mas dramatismo en la película o detalles que en el libro Mark Owen oculta, como cierto equipamiento secreto.

A pesar de dar mas credibilidad al libro, creo que la película es el complemento ideal para entender a todas las partes, la militar, y la correspondiente a la inteligencia, y sobre todo, con ambos en mente, el film y el libro, hacerse una imagen de lo que sucedió realmente, quienes son los responsables, quienes deben adjudicarse el mérito de la operación realmente, ya que siempre se lo adjudican los políticos oportunistas, y comprender ciertas cosas que los medios y la gente no llegaron a tratar bien (como la razón del fotomontaje con la foto de UBL muerto).

PD: UBL es como se refieren a Osama Bin Laden en los informes de la CIA, puesto que no hay una transcripción directa del árabe a una lengua occidental, lo mas correcto en inglés sería Usama Bin Laden.